Home el autor obras del autor novedades y noticias contacto

PLANETA ADOLESCENTE

Para pensar la problemática adolescente es necesario acomodarse a las fluctuaciones que nos propone la dinámica de un fenómeno caracterizado por lo incesante y lo multifacético. Esta situación nos obliga a abandonar la comodidad que nos ofrece una visión de corte único, sea ésta metapsicológica, sociológica, histórica, o biológica. Es que el fenómeno adolescente se imbrica y encabalga en todos estos registros sin que ninguno logre abarcarlo totalmente.

La perspectiva de que no nos encontramos solamente ante un misterio de tintes psicológicos y biológicos se apoya en la notoria y documentada ausencia del fenómeno adolescente en ciertas sociedades que sobrevivieron hasta bien entrado el siglo XX. Así también, como en otras de tiempos pretéritos. En este sentido, la raíz cultural de la adolescencia es tan profunda que logra despojarla del corsé con que la apretuja la noción de crisis vital para transformarla en crisis de lo familiar y de lo social gracias a la constante irrupción de sus vientos de cuestionamiento e innovación.

Por otra parte, desde hace tiempo se viene afirmando dentro de la órbita psicoanalítica la concepción de que el sujeto surge de un entramado vincular. De este modo, el papel que cumplen los otros del vínculo en la constitución de la subjetividad se conoce desde hace mucho tiempo, como ya lo anticipara Freud en su Proyecto de una Psicología para Neurólogos. Sería, entonces, importante revisar el lugar que los otros del vínculo tienen durante la reformulación subjetiva que se produce durante la llamada transición adolescente.

En este sentido, una articulación entre lo singular, lo vincular y lo social nos permitiría dar cuenta de algunos de los diversos atravesamientos que sufrimos en tanto sujetos pertenecientes a un determinado campo cultural. De esta forma, se podría visualizar claramente como nuestras diversas inserciones se juegan en una superposición de contextos, temática que la irrupción adolescente deja particularmente al desnudo.

Por lo tanto, reconocernos vinculados a un macrocontexto, es decir, a una pluralidad de dimensiones que nos incluyen y en gran medida nos determinan, allana el camino hacia una lectura en transversalidad, justamente aquella que la adolescencia requiere para poder ser comprendida.

















§ INDICE

Prefacio a la Segunda Edición

INTRO.  Errante

UNO.  El Entramado Cultural

Un Camino Largo y Sinuoso.

La Impertinencia de lo Biológico.

La Sobredeterminación Cultural.

La Mutación Psicoanalítica.

DOS.  El Estatuto Virtual

Del Mecanicismo a la Virtualidad.

Transbordo Imaginario.

La Remodelación Identificatoria.

TRES. EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

De Vanguardias y Confines.

La Extinción del Futuro.

El Fin Justifica los Medios.  

Ni Mass ni Media.

Mercado e Imagen: La Tecnología al Poder.

CUATRO.  Juventud Divino Tesoro

Las Maquinarias de la Alegría.

Nace una Estrella:

Identidad en Vacío.

CINCO.  Modelos Familiares. Crisis y Relevo

El Enroque Socioeconómico de la Tercera Ola.

Tiempos Modernos (O el Ocaso de la Parentela).

El Dilema Generacional: Trasvasamiento e Identidad.

¿Ya Pronto una Sombra Serás?

SEIS.  Tiempos Violentos

Subjetividad: Una Producción Sujeta a Cambios.

Ultimas Imágenes del Naufragio.

El Imaginario Adolescente como Interfaz.

¿En Manos del Destino?

SIETE. (Al) Abordaje Clínico

Estrategias Multipersonales  

EPILOGO.  Volver Al Futuro