Home el autor obras del autor novedades y noticias contacto
marcelo luis cao

NO FUTURE (*)





Lic. Marcelo Luis Cao





Aquella vieja consigna que sostenía e identificaba al imaginario del movimiento punk de los años ’80, no hay futuro, parece haberse convertido en realidad en el contexto social, cultural y político latinoamericano de principios de siglo XXI.

Es sabido que la dimensión de futuro siempre se encuentra cuestionada, ya que es inherente a ella un grado variable de imprevisibilidad e incertidumbre. Empero, cuando este grado se potencia al máximo una gama de representaciones que basculan entre la impotencia y la catástrofe envuelve a todo el colectivo afectando transversalmente tanto el funcionamiento psíquico como el societario de todos sus integrantes.

Este es el cuadro de situación en el que nos encontramos los argentinos hoy. La anunciada catástrofe, el estallido social, ha finalmente acontecido arrasando en todos los niveles y dimensiones (individual, social, político, económico, cultural, etc.), con los referentes que permitían en otros tiempos trazar un rumbo orientador en la travesía de las sucesivas crisis. La pérdida de estos referentes nos ha sumergido en la vivencia angustiosa de estar arrojados a una deriva permanente en la cual la única aspiración sustentable es la de poder sobrevivir. Sin embargo, cuando el mecanismo de la negación funciona operativamente esta sensación se alterna con una cantidad mínima de esperanza de que algún futuro se materialice como posible.

Esta vivencia de horizonte clausurado, de la inexistencia de un porvenir, afecta por igual a todo el colectivo. Sin embargo, esta cuestión tiene una particular incidencia en la franja adolescente, ese grupo de sujetos en tránsito que se encuentra en la dificultosa situación de consolidar una identidad que les permita ingresar de jure en el mundo de la cultura adulta.

La condición adolescente se afirma sobre la construcción de una dimensión de futuro, ya que la posibilidad de convertirse en sujetos autónomos se juega en la obtención de los recursos necesarios para completar la travesía que se inicia en la pubertad. Estos recursos se obtienen por medio del proceso de apuntalamiento (apoyo, modelización, ruptura crítica y transcripción), sobre los otros del vínculo (en tanto objetos, modelos, rivales o auxiliares), sobre las instituciones, sobre los valores y sobre los ideales.

La falla de este proceso de apuntalamiento a raíz del colapso de los otros del vínculo, de las instituciones, de los valores e ideales a partir del progresivo vaciamiento de sentidos que aparejó la llegada de la posmodernidad y la consolidación en el poder de la revolución conservadora minó gravemente la condición instituyente que detentaba otrora la adolescencia. Comenzó así a desvanecerse en algunos grupos de adolescentes la emblemática cuestionadora que los caracterizara desde su aparición, dando lugar a un vagar sin destino que los encierra en diversas alternativas paralizantes a partir de la idea cada vez más palpable de que no hay futuro.

Es así como algunos van demorando su egreso de la escuela secundaria por vía de la repetición de años, o bien, adeudando materias. Otros apuntalados en su contexto familiar directamente se eyectan hacia una vida caracterizada por la ausencia de proyectos donde no se distingue un día de otro. En el ámbito universitario se producen frecuentes cambios de carrera basados en confusiones vocacionales, o bien, se estiran los tiempos de la cursada en un intento de frenar el arribo de la graduación. No obstante, también encontramos a aquellos que se anotan en las diversas ofertas que provienen de los paraísos artificiales existentes, tal como los que frecuentan la anestesia mediante algún tipo de ingesta (desde el éxtasis hasta el zapping), o como los que fantasean con la salida vía Ezeiza sin medir los costos ni las consecuencias que apareja una migración.

Estas estrategias inconcientes que apuntan al aplazamiento son tributarias del temor inherente a la asunción como jóvenes adultos del papel que esta sociedad les destina. A la manera de la Lotería de Babilonia, aquel cuento de Borges, nadie puede asegurarse su destino: hoy pueden estar empleados, mañana desocupados y pasado excluidos. Quién podría entonces cuestionar la idea de que es mejor esperar a que escampe debajo de un alero, aunque para eso se pague un precio vital.

Ahora bien, si el recurso de aplazamiento se da tanto en adolescentes de familias de clase media que aún se mantienen a flote como en las de clase alta. Los jóvenes de las clases bajas y excluidas no sólo no cuentan con el recurso sino que hasta es posible pensar que en esos contextos la adolescencia ha desaparecido como tal, ya que ninguna moratoria social contempla el pasaje entre niño y adulto, este se da automáticamente y de manera traumática.

Dentro de este marasmo social que padecemos las figuras con las que se inviste gran parte del (no) futuro adolescente se circunscriben al aplazamiento, a la anestesia y a la migración. Sin embargo, como en tantas otras circunstancias somos los adultos los responsables de formular nuevas preguntas si es que ya se nos agotaron las repuestas. Por esta razón, en este momento histórico donde la consigna política es “que se vayan todos”, lo que desean y necesitan los adolescentes aunque por su condición nunca lo vayan a reconocer del todo, es que por lo menos se quede alguno.



(*) Trabajo presentado en las 18º Jornadas Anuales de la Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo (AAPPG). "La Clínica Psicoanalítica en Tiempos de Incertidumbre. La Perspectiva Vincular". Buenos Aires. Año: 2002.




BIBLIOGRAFÍA


AULAGNIER, PIERA (1975): La Violencia de la Interpretación. Amorrortu. Buenos Aires, 1988.

AULAGNIER, PIERA (1984): El Aprendiz de Historiador y el Maestro Brujo. Amorrortu. Buenos Aires, 1986.

BUBER, MARTIN (1942): ¿Qué Es el hombre? Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires, 1979.

FREUD, SIGMUND: Obras Completas. Amorrortu. Buenos Aires, 1979.

HORNSTEIN, LUIS / ROTHER DE HORNSTEIN, MARÍA CRISTINA / OTROS (1991): Cuerpo, Historia, Interpretación. Paidós. Buenos Aires, 1991.

MCLUHAN, MARSHALL (1964): Comprender los Medios de Comunicación. Paidós. Barcelona, 1996.