Home el autor obras del autor novedades y noticias contacto
marcelo luis cao

Tribus Urbanas Virtuales(*)




                                                                                                                       Lic. Marcelo Luis Cao




¿Cuál es la influencia de Internet en la vida actual de los adolescentes?

Partamos de la base de la influencia que Internet tiene en general. Internet es una herramienta poderosa y versátil, su participación en la vida cotidiana de quienes tienen acceso a ella crece día a día, con lo cual los adolescentes se encuentran en medio de un fenómeno cultural que los excede como protagonistas. Sin embargo, por las características propias de la adolescencia la influencia de este medio toma una forma preponderante por la velocidad de respuesta y por la capacidad exploratoria que despliega.

De este modo, los juegos en red, el chateo por Messenger, el Facebook, por citar sólo algunos programas, se han incorporado de tal modo al lenguaje de la cultura adolescente que terminaron generando una asimilación identificatoria entre el medio y sus usuarios. Esto no implica que los adultos no puedan usar estos programas, de hecho lo hacen, pero más allá de su participación estos quedan asociados al imaginario adolescente.

Por otra parte, la navegación que los jóvenes llevan a cabo por Internet los conduce a lugares muy diferentes a la hora de medir su influencia. Pueden, entonces, utilizar la red de redes para hacer la tarea que les manda la escuela, para bajar música a su mp3, para conectarse con jóvenes de otros países, para bajar películas o jueguitos, etc. Pero también, pueden navegar para asesorarse de cómo esconderle a los padres las manifestaciones de trastornos como la bulimia y la anorexia, para interiorizarse en las propuestas de la ideología neonazi, para consumir pornografía, etc. Tal como puede apreciarse, el espectro de posibilidades es tan amplio como riesgoso, ya que el tesoro de conocimientos que circula por la red también coexiste con la constatada seducción de menores por parte de adultos que se hacen pasar por pares de sus interlocutores.

El papel que actualmente cumple Internet no resulta sorpresivo, ya que desde su origen los medios han tenido siempre una gran influencia sobre el colectivo adolescente. Baste recordar que esta influencia adquirió diversos formatos a lo largo de los distintos momentos que enmarcan la órbita que recorrió el planeta adolescente. En su origen fueron los libros, luego la radio, más tarde el cine y la televisión, y hoy su majestad Internet. De todas formas, podríamos pensar que en realidad se produce una confluencia de todos ellos.

¿Cómo se relaciona con las cuestiones propias de la adolescencia?

La metamorfosis adolescente se caracteriza por una combinación de factores concurrentes. La pérdida de los recursos infantiles, inservibles en este nuevo ciclo vital. Los tremendos cambios corporales y mentales que llevan a la búsqueda de una nueva identidad. El apoyo sobre el grupo de pares como una salida para las angustias frente a tanto cambio, y como refugio frente a la incomprensión adulta. La crisis de valores e ideales que conduce al enfrentamiento generacional. La incesante búsqueda de autonomía que los obliga al desprendimiento de la familia de origen, para obtener así el visado que les permita ingresar al mundo de la cultura adulta.

Esta combinación de factores determina que el adolecer, tal como se deriva de su etimología, sea un momento de intensas incertidumbres y sufrimientos. Para poder paliarlas el adolescente recurre a diversas estrategias inconcientes para llevar adelante esta difícil transición. Una de ellas es la búsqueda de modelos y referentes para poder rearmar su maltrecha identidad, jaqueada por la tormenta de cambios a los que se ve expuesto. En esta búsqueda marcada por la urgencia van a resultar útiles tanto personas reales como personajes de ficción. Pero, además, la asimilación de estos modelos y referentes se va a producir por medio de algún tipo de vinculación que se establezca con los mismos. Por tanto, identificación y vinculación formarán un equipo inseparable a la hora de emprender la transición adolescente.

A la hora de vincularse e identificarse el factor comunicacional va a picar en punta. Es bien conocido que el idilio de los adolescentes con el teléfono viene de larga data, y más aún con la telefonía celular que los ha conducido prácticamente al paraíso por su casi imbatible instantaneidad. No obstante, esto no ha opacado los pingües beneficios que ofrece Internet, ya que la comunicación vía chat (es decir, a través de programas de computación como el Messenger) mantiene una vigencia saludable. Es que comunicarse con otros en simultáneo, en el marco de cierto anonimato, y parapetados detrás del enigma emotivo que brinda el texto en la pantalla, resulta inmejorable para sus miedos e inseguridades a la hora de la aceptación o el rechazo por parte del otro.

Además, más allá del chat, Internet es una fuente inagotable de información sobre estos modelos y referentes tan buscados por el adolescente. En sus sitios conviven las más variopinta fauna de personajes con los cuales pueden entrar en contacto real o fantaseado. Muchos de estos personajes, como en el caso de las bandas o grupos musicales, ponen en el ciberespacio sus producciones a disposición de sus fanáticos o usuarios. Este recurso de participar a través de leer sus letras y escuchar sus melodías será también un medio de interacción con estos personajes que brindan un soporte identificatorio inestimable para los adolescentes. Otro tanto ocurre con los que envían guiones o ideas para que las incorporen a sus series favoritas. En este caso no sólo se identifican con los personajes de la serie sino que también ayudan a crearlos, remedando de esta forma su propia remodelación interna.

¿Demuestran algún interés de tipo educativo relacionado a internet?

En general el interés educativo está relacionado con la demanda que la escuela o la universidad haga pesar sobre ellos. En este sentido pueden tanto investigar hasta encontrar lo que buscan, o bien, aprovechar los sitios que ofrecen desde monografías listas para llevar hasta muestras de exámenes ya tomados. Desde luego, como en toda población vamos a encontrar un conjunto de excepciones que confirman la regla.

¿Qué buscan los chicos al subir sus fotos a Internet más allá de la "fama"?

Los cambios que se produjeron en torno al concepto de intimidad desde la llegada de la posmodernidad surgieron de los nuevos ideales y valores que ésta trajo aparejada. Es que en una cultura dominada por el culto a la imagen, y donde esa imagen fundamentalmente es una imagen juvenil, el impulso por mostrarse a toda costa resulta casi irrefrenable.

De este modo, los reality shows muestran intimidades inimaginadas tiempo atrás, tanto en la TV como en Internet. La necesidad de aparecer en cámara para dar un sentido a la existencia, o bien, para resolver un problema obliga a llamar primero a los medios de comunicación que a la autoridad competente. Esta situación alcanza ribetes trágicos, mas no incoherentes, cuando se llega a la paradoja del suicidio en vivo y en directo. Es por todas estas razones que la imagen reina sin adversarios.

Por lo tanto, el tema de las fotos subidas por los adolescentes a Internet no puede ignorar el contexto general en el que discurre la cultura societaria actual. Sin embargo, esta temática cuenta también con un costado lúdico. Es que mostrarse no es sólo una cuestión ligada a la moda que encarna la tecnología audiovisual, ni tampoco una apelación permanente a la conquista del otro en tanto partenaire, es hoy por hoy un lenguaje.

En este sentido, el tema de las fotos se incorpora al texto tal como puede verse en la pantalla del Messenger, donde coexisten predeterminadamente la posibilidad de comunicarse por medio de la escritura y por medio del recuadro donde se coloca la foto en cuestión. Pero también, es posible esconderse detrás de un apodo (nickname), o bien, usarlo como un slogan o leyenda que también comunica algo del usuario.

Por su parte, la utilización que se hace del Facebook puede tener distintas intenciones. Puede ser usado para presentarse en sociedad, para compartir momentos gratos o importantes, para hacer bromas o dejar en ridículo, así también como para deschavar maliciosamente alguna actitud o conducta. Como puede verse además de la fama hay otro montón de posibilidades en juego.


(*) Reportaje publicado en educ.ar (El portal educativo del Estado argentino).

Fecha: 8 de Enero de 2009